LISTADO CRITICAS | Más recientes | Más Valoradas | Más Votadas | Más Leídas | Todas |

El molino y la cruz (2011) 14/04/2013
Una crítica de Aurea García Fernández

Año: 2011   Guión: Michael Francis Gibson, Lech Majewski   Música: Lech Majewski   Fotografía: Lech Majewski   Título original: Mlyn I Krzyz
Intérpretes:


La palabra "película" se queda corta para esta insólita joya que nos ha regalado el director polaco Majewski al parecer también poeta, compositor, pintor, fotógrafo y no sé que más.




Intentar explicar un cuadro desde una película parece tarea descabellada y de imposible ejecución sin embargo Majewski ayudado por las novísimas tecnologías y por su innegable talento presenta ante nuestros asombrados ojos una proeza visual nunca vista y absolutamente seductora que con esa sensación tridimensional que consigue verdaderamente nos subyuga.

El extraordinario vestuario del que luego hablaré, el color, la iluminación, los fondos de las diferentes escena pintados por el propio director, todo contribuye a que el espectador durante los 92 minutos de la proyección se sienta vivir dentro del cuadro que no es otro que "Camino del Calvario" pintado por el flamenco Brueghel el Viejo en 1564 y que se puede ver en el Kunsthistorisches de Viena.

El director penetra en el interior de la obra y nos explica su génesis situando la Pasión de Cristo en Flandes bajo la violenta ocupación española y la represión que desencadena. Recordemos el temor del monarca español Felipe II ante la expansión del luteranismo que le lleva a dar la orden de decapitar y luego exhibir en lo alto de unas picas las cabezas del conde de Egmont y del almirante conde de Hormes ante la sobrecogida y aterrada muchedumbre. Brueghel vivió estos hechos.

Así pues Majewski nos traslada a 1564 año en el que Brueghel pintó el cuadro en aquel Flandes gobernado con mano de hierro para contarnos la Pasión de Cristo. Todo está minuciosamente pensado así de los cientos de personajes que pueblan el cuadro el director va a rescatar como a una docena que pululan por un paisaje lleno de negros presagios en el que un hombre va a ser crucificado.

Brueghel es un pintor que destacó sobre todo en escenas familiares y populares, escenas de género, llenas de campesinos y elementos paisajísticos. Si consideramos a El Bosco como al último pintor flamenco medieval Brueghel que lo admiraba y estuvo muy influido por él en sus inicios sin duda lo sobrepasó sobre todo después de su viaje a Italia y podríamos considerarlo como el primer flamenco renacentista con peculiaridades muy personales y reconocibles ya que su enorme energía cómica y su realismo popular nos ofrecen algunas de las imágenes más antiguas que conocemos dentro de la historia artística de lo que podríamos llamar "protesta social".

Brueghel siempre sabe recoger el dolor para ocultarlo y lo hace presentando lo evidente mediante la distracción hacia otro lugar de la obra. En la película el pintor nos dice "lo oculto debe ser palpable" y así vemos como nadie se ocupa de las atrocidades que suceden sea la represión inquisitorial que ponen en marcha los soldados sea la Crucifixión. Cada uno a su quehacer: los amantes dando rienda suelta a sus pasiones, los niños atentos a sus juegos, los músicos con sus instrumentos, los vendedores vendiendo, las maravillosas madres en sus tareas y... la víctima sola, olvidada, abandonada a su suerte. Y es que Brueghel el Viejo probablemente sea el más sabio filósofo de los pintores de ayer y de hoy.

El punto de vista narrativo y estructural de la película, si podemos llamarla así, no son en absoluto lineales, ni responden a los esquemas tradicionales sino que muy al contrario son sorprendentes y libérrimos como lo son los procesos creativos de los artistas geniales. Otro acierto ha sido la elección de actores. Rutger Hauer encarna a la perfección al viejo Brueghel así como Michael York al amigo banquero y mecenas, y la Charlotte Rampling es una impresionante Virgen María madura que abandona el escenario de esos hechos para ella incomprensibles. Cito estos por ser los más conocidos pero todos y cada uno en sus pequeños cometidos están excepcionales.

Hay poco diálogo porque las imágenes son elocuentes por sí mismas subrayadas además por la excelente música compuesta por el director y los fascinantes sonidos que reproducen rítmicamente las tareas de cada cual y del entorno. Majewski ha tardado cuatro años en componer su obra y me parece poco dado el fascinante resultado que nos ofrece.

Y finalmente un dato curioso. Uno pensaría que el extraordinario vestuario habría sido confeccionado por la oscarizada Elsa Schiaparelli o por cualquier otro famoso taller operístico. Pues no. Majewski contrató a un grupo de campesinas polacas las puso delante de una reproducción del cuadro y les dijo !adelante! y ellas lo hicieron pero, claro, ¿quién mejor que ellas iban a saber confeccionar esos trajes brueguelianos? Un gustazo señores.

Esta crítica de El molino y la cruz ha sido leída 1056 veces.

Ha recibido 12 votos y está valorada con un 6,25.

¿Cuál es tu valoración de esta crítica? Anímate a votar

Tu voto:

Recomienda en Facebook critica el molino y la cruz
Tuitear critica el molino y la cruz
Wasapea critica el molino y la cruz
Icono Whatshapp



La web de El Despotricador Cinéfilo utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. X Cerrar