LISTADO CRITICAS | Más recientes | Más Valoradas | Más Votadas | Más Leídas | Todas |

Verano 1993 (2017) 19/09/2017
Una crítica de Aurea García Fernández

Año: 2017   Guión: Carla Simón   Música: Ernest Pipó   Fotografía: Santiago Racaj   Título original: Verano 1993
Intérpretes:

Referencias externas cineastas:

Ana Torrent


He elegido para celebrar nuestro décimo aniversario una delicada y sutil película en las antípodas de cualquier pompa y ceremonia con el sello eso sí de lo sencillo y natural, de lo marcado por la autenticidad que da lo vivido en carne propia, en primera persona, contado con sabiduría y sin urgar morbosamente en la herida justo lo opuesto a lo que ahora prima, es decir el morbo, el ruido, la ostentación, la vacuidad. Por eso he elegido esta pequeña "ópera prima" que es pura vida sin afeites ni artificios. Yo tampoco voy a hacer mucho ruido pero invito a todos a verla.




Premiada en los Festivales de Málaga y Berlín la película de la joven directora catalana nos va enganchando dentro de su sencillez al contarnos cómo Frida una niña de 6 años se enfrenta tras la muerte de su madre a su primer verano fuera de su entorno urbano habitual con su nueva familia adoptiva que vive en pleno campo.

La película muy cuidada elige como punto de vista no sólo narrativo sino visual los ojos (sin lágrimas) de la niña protagonista que a lo largo del verano mientras se aclimata a su nuevo territorio físico y afectivo acabarán por desbordarse en lágrimas.

La directora hace un trabajo muy depurado de sus propias vivencias infantiles con un estilo visual sin ningún tipo de exhibicionismo sentimental. Esas dos niñas, Frida y su prima Anna que a partir de ahora será su hermana, no parecen estar actuando sino realmente "viviendo" ante nosotros (y casi todos solemos ser alérgicos al cine con niños y sabemos también lo dificilísimo que es dirigirlos).

En la película veremos también la confrontación de diferentes generaciones familiares, con sus diferentes modos de ver la vida urbanitas los unos campesinos por libre elección los otros, sus visiones del mundo, sus maneras de abordar la educación de la niña, etc. Según la directora el rodaje vino marcado por los juegos de las niñas siempre apoyadas por magníficos actores profesionales que pasan a un segundo plano consiguiendo dar sentido a esa "ausencia" terrible colocando a una niña de 6 años fuera de su entorno y observando sus reacciones cosa que consigue con enorme claridad y sencillez.

Frida no puede comunicar lo que siente,no puede quitarse de encima esa gran frustación que le produce esa "ausencia" y al mismo tiempo continua "presencia" lo que le provoca un desconcierto vital,una situación que no entiende y que sin duda es terrible pero que ella no sabe explicarse y así sus ojos permanecen secos.

Lo duro y doloroso de la situación se soslaya hábilmente por la sutilísima y sabia dirección de Carla Simón y por la verdaderamente increible interpretación de la pequeña Laia Artigas dotada para mostrar con igual capacidad expresiva tanto la ternura o inocencia infantil como la crueldad y todo ello sin aparente esfuerzo, con una naturalidad que en muchos momentos nos recordó a aquella otra niña inolvidable, hoy estupenda actriz, Ana Torrent.

Esta crítica de Verano 1993 ha sido leída 473 veces.

Ha recibido 6 votos y está valorada con un 7,17.

¿Cuál es tu valoración de esta crítica? Anímate a votar

Tu voto:

Recomienda en Facebook critica verano 1993 2017
Tuitear critica verano 1993 2017
Wasapea critica verano 1993 2017
Icono Whatshapp



La web de El Despotricador Cinéfilo utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. X Cerrar