LISTADO CRITICAS | Más recientes | Más Valoradas | Más Votadas | Más Leídas | Todas |

West side story (1961) 06/11/2017
Una crítica de Begoña Suárez
Director

Robert Wise

Año: 1961   Guión: Ernest Lehman   Música: Leonard Bernstein   Fotografía: Daniel L. Fapp   Título original: West side story
Intérpretes:


Rascacielos, barrios, calles,… así comienza esta espléndida película de 1961 que se centra en el barrio newyorkino del West Side, el barrio inmigrante de la ciudad. Se trata de un musical creado para teatro pero no estrenada en el cine hasta 1961. Así llegó a convertirse en uno de los musicales de cine de mayor éxito de todos los tiempos. Y es que hay muchas razones para verla, mezcladas entre sí por la banda sonora, las canciones, el baile, la coreografía y los actores. Llegó a ganar 10 Oscars entre ellos a los de Mejor Película y Mejor Director (Robert Wise junto con Jerome Robbins)




La historia es una versión de la obra shakespearina de Romeo y Julieta (1597). Pero en este caso son dos bandas callejeras, y no dos familias, que luchan entre ellas. Son los Jets, hijos de inmigrantes europeos, y los Sharks, hijos de inmigrantes puertorriqueños. Un día se celebra un baile de barrio en el que asisten ambas bandas y María, hermana de Bernardo de los Sharks se enamora de Tony de los Jets. Y así comienza una lucha que terminará en tragedia.



Esta película es entretenida aunque trate un tema clásico ya tratado del amor imposible. Es la forma de contar la historia con la música, el baile, las canciones la que la hace excepcional…Hay momentos memorables, por ejemplo cuando tenemos una primera imagen de la banda, aparecen chasqueando los dedos mientras bailan al son de la música, marcando el ritmo trepidante de lo que va a acontecer.

west-side-story-los-jets

La historia de por si tiene más profundidad de lo que aparenta, porque trata, a parte, de las frustraciones de un grupo de jóvenes, del tema del Sueño Americano, de la lucha por una vida mejor. Y en esto del Sueño Americano destaca el papel de la mujer, una participación de forma activa en la sociedad en la que no se depende tanto del hombre y puede ser independiente de él. Podríamos interpretar que es lo que representa María, el romper las reglas, el enamorarse de lo prohibido. Todo esto lo podemos ver representado en la secuencia del baile y canto de las mujeres puertorriqueñas en el ático del edificio donde viven. Y lo hacen al son de la canción I like to live in America, una de las canciones más conocidas junto con María. 

west-side-story-Rita-Moreno

La música y las canciones son estupendas y viene bien leer su significado pues cuentan de la situación existencial que viven ambas bandas. Y también el amor de María y de Tony. La música es de Leonard Bernstein que se hizo conocido por la Filarmónica de New York y sus Conciertos para Jóvenes. Y las canciones son de Stephen Sondheim, que bien podría llamarse SONG-heim. Como curiosidad, algunos de los actores como Natalie Wood (María), Richard Weimer (Tony) o Rita Moreno (Anita) tuvieron que ser doblados a la hora de cantar.

La coreografía está tan bien hecha que sin ella la película caería en monotonía. Es una mezcla de ballet y baile contemporáneo muy cuidado y reforzando el sentido de la música. La coreografía se la debemos a Jerome Robbins.

west-side-story-los-sharks

 

Es también una buena adaptación de la obra de Romeo y Julieta realizada por Ernest Lehman. Por lo visto la historia viene de un guión sobre el amor imposible entre un católico y una judía que derivó en la historia de bandas callejeras a lo shakespeareano. Aunque fue una gran adaptación, la puesta en escena tuvo algo de controversia puesto que Rita Moreno, Anita en la película (que ganó un Óscar) tuvo que exagerar su acento puertorriqueño y oscurecer su piel. Una forma de crear tópicos sobre las razas que por la buena película se puede pasar por alto.

Se aprecian trazos de obra teatral en la puesta en escena en la gran pantalla. Pues la mayor parte de los escenarios fueron construidos. Sólo algunas escenas eran de lugares reales como las canchas de baloncesto. El uso de las luces también recuerda a obra de teatro, un ejemplo de esto es la escena del baile, cuando María y Tony se encuentran.

Destacar también el vestuario, que ganó otro Óscar. Era una ropa especial, elástica que facilitaba el movimiento. Esto se puede comprobar en muchas de las escenas de baile de los chicos de la banda, corriendo, saltando o dando piruetas por tuberías del barrio.

Vale la pena mencionar también los créditos del final de la película. Son hechos de graffiti, algo no muy frecuenta de ver en la gran pantalla en los años 60. Sí es cierto, que hay una secuencia en la película donde se puede ver a uno de los Jets escribiendo un graffiti en un callejón sin salida. Un emblema, tal vez, de la rebeldía y de las frustraciones de los jóvenes del momento.

west-seide-story-credits

En definitiva, muchos son los puntos a favor de ver un musical tan único como éste por el baile, la música, el guión etc. No es habitual ver un musical hecho película en la gran pantalla y que perdure en el tiempo. Pasan los años y sigue siendo una referencia en muchos sentidos. Aunque habrá muchos espectadores a quien no les guste los musicales les invito a hacer una excepción para verla. No saldrán defraudados.


Esta crítica de West side story ha sido leída 942 veces.

Ha recibido 10 votos y está valorada con un 7,90.

¿Cuál es tu valoración de esta crítica? Anímate a votar

Tu voto:

Recomienda en Facebook critica west side story 1961
Tuitear critica west side story 1961
Wasapea critica west side story 1961
Icono Whatshapp



La web de El Despotricador Cinéfilo utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. X Cerrar